Café y cáncer: un vínculo no demostrado

2019-03-29T18:06:25-03:00 - Por: Cristian Soza-Ried

Café y cáncer: un vínculo no demostrado


¿Da cáncer o no tomar café? Ya hemos escuchado esta asociación antes. También hemos escuchado la asociación de cáncer y otra infinidad de productos. ¿Pero qué sabemos realmente? 

Hace un tiempo se supo que en California un juez dictaminó que las compañías de café estarán obligadas advertir en los vasos del riesgo de contraer cáncer si consumen este bebestible. Esto se debe, principalmente, al tostado de los granos de café, durante cuyo proceso se generan altos niveles del químico acrilamida, catalogada por varias agencias de salud en el mundo como un cancerígeno. La acrilamida, es un subproducto de los procesos de cocción prolongados y de alta temperatura, particularmente asociado a carbohidratos, se encuentra en el café tostado pero también en papas fritas, pan, cereales e incluso en aceitunas negras.

La verdad es que la asociación entre cáncer y consumo del café se ha venido estudiando desde 1974 al menos. En ese año se publicaron 4 artículos científicos sobre el tema. Desde entonces, si uno busca utilizando las palabras café y cáncer en buscadores especializados como pubmed.com, encuentra 1771 artículos y 66 solo en el 2018. 

¿Qué dicen algunos de estos trabajos sobre el vínculo entre el cáncer y el consumo de café? En el estudio de Zhang y colaboradores (2018), por ejemplo, se menciona que el café tiene un efecto protector en el caso del cáncer de esófago para personas del este Asiático, pero no así para Euro-Americanos. Otro ejemplo, es el meta análisis (estudio que reúne y analiza otros estudios) de Berretta y colaboradores (2018), que analizó ocho investigaciones, concluyendo que el consumo de café no está asociado con el cáncer de ovario. Incluso en la introducción de este trabajo, se menciona que el consumo de café tiene un efecto protector en contra de varios cánceres: colorrectal, endometrio, próstata, melanoma, hígado y oral entre otros. Pero otros trabajos si asocian al consumo de café con cáncer. ¿Por qué todos estas investigaciones encuentran cosas distintas?

Como siempre en ciencia, el aprendizaje es continúo y, por tanto, las respuestas que se encuentran siempre van evolucionando y varían de acuerdo a cada contexto. Esto es muy importante, porque cada vez se entiende el cáncer como una enfermedad que no afecta a todos por igual. Por lo tanto, habría que hacerse varias preguntas: ¿qué se entiende por consumo de café?, ¿cuánto se considera como excesivo consumo de café?, ¿en qué individuos se estudia?; porque somos todos diferentes. ¿De qué tipos de cáncer hablamos? Porque hay varios. Y así podríamos seguir.

Un ejemplo para graficar esto, es lo publicado por Xie y colaboradores (2014). En este trabajo (meta análisis) se analizó el consumo de café y su asociación con cáncer gástrico en 12 diferentes estudios. Se concluyó que el consumo de café en las personas sí se asociaba a cáncer gástrico. Pero cuando se analizó un poco más y estos grupos de personas se separaron en base a si fuman o no, se encontró que en realidad el consumo de café, solo se asociaba a cáncer gástrico en el grupo de fumadores. Si se excluye del análisis el consumo de tabaco, se concluye que el café no se asocia con el cáncer gástrico. Es decir, no es el café el problema, sino el consumo de tabaco. Las personas que fuman generalmente toman más café que las que no fuman. 

Finalmente, el estudio de Poole y colaboradores (2017), nos indica que el consumo de café no es un riesgo y es más, hasta podría hasta tener un efecto beneficioso, siempre en la medida adecuada.

La lección, por lo tanto, es que siempre hay que analizar y por ahora podemos decir que no hay evidencias científicas concluyentes de que el consumo de café per sé siempre se pueda asociar con cáncer.


Oncoloop te invita a informarte siempre y a ser equilibrado en el consumo de lo que te gusta. Y respondiendo algunas de las preguntas que hacíamos más arriba, no necesariamente el café en polvo es café, y si estás consumiendo mucho café y esto te genera acidez, obviamente que eso es demasiado. Y por supuesto, no fumes porque en este caso si está demostrado científicamente que el consumo de tabaco incrementa sustancialmente la probabilidad de contraer varios tipos de cáncer.