Premio Nobel 2018: inmunoterapia

2019-03-29T18:04:25-03:00 - Por: Cristian Soza-Ried

Ambos investigadores han contribuido de manera sustancial en el entendimiento de la relación del sistema inmune y el cáncer y en el desarrollo de la inmunoterapia.

¿Qué es la inmunoterapia?

La inmunoterapia, a diferencia de la quimioterapia y las terapias dirigidas, tienen como blanco nuestro sistema inmune y no el tumor directamente.

Cuando las células inmunes (linfocitos) se activan son muy eficaces en la eliminación de sus blancos, a los cuales reconocen mediante receptores específicos. Sin embargo, una vez que efectuaron su labor estos linfocitos, especializados en eliminar, deben ser controlados (o apagados). Si ya no hay señal de peligro para que tener activado un sistema de defensa.  Entonces, para apagar este sistema existen células especializadas y también señales de freno específicas. Estas señales de freno son reconocidas por los linfocitos mediante un receptor específico para estas señales.

Nuestro sistema inmune puede eliminar células cancerosas. Los linfocitos llegan al tumor, pero las células tumorales y las células que rodean al tumor (medio ambiente tumoral) tienen la capacidad de presentar estas señales de freno, apagando así, a nuestro sistema inmune.

Basándose en estos principios se desarrollaron nuevas terapias para pacientes con cáncer. Al bloquear estas señales de freno utilizando anticuerpos, se puede volver a activar a estos linfocitos y así destruir al tumor.  De esta forma, la idea de la inmunoterapia es estimular a nuestro propio sistema inmunitario para que destruya a las células cancerosas. Esta terapia ha sido efectiva en ciertos cánceres avanzados como melanoma y es una opción para ciertos pacientes con cáncer de pulmón.